¿Cómo controlar tus 2 cerebros? Sí, ¡todos los tenemos!

¿Cómo controlar tus 2 cerebros? Sí, ¡todos los tenemos!

«Transforma tu salud» (Xevi Verdaguer)

En «Transforma tu salud», Xevi Verdaguer nos da las claves para comprender esas preguntas que seguro te estás haciendo. ¿Cuántas veces has pensado en aquel dolor que te paraliza en determinado momento o esa congestión o hinchazón? ¿Y porqué otras personas no lo tienen?

Durante años pensé que simplemente me había tocado  a mí y que no tenía más remedio que vivir con ello. Y no es así, los procesos inflamatorios que generan ese dolor podemos controlarlos. ¡Basta de echarle la culpa al destino y a la genética!

Déjame que te cuente Este libro llegó a mí como el regalo de Reyes 2020, ¡y vaya que lo fue! Encontré mucha información científica entrelazada. Esa complejidad del cuerpo parece ser que Xevi la visualiza y digiere para mostrárnosla en forma de radiografía de nuestras hormonas, nuestra microbiota, nuestras circunstancias, y desde ahí empezamos a vincular y comprender mucho de lo que somos ahora y lo que seremos.

Es de aquellos libros que lees y tomas notas, relees y vuelves a anotar, porque te vas identificando e intentas conocer más, sintiendo a la vez el placer que da el descubrimiento.

La clave está en las bacterias intestinales y las hormonas. Ahí vamos y empezamos con esta visión integral que destaca la PNIE, la medicina del futuro. La columna vertebral de este libro.

“La PsicoNeuroInmunoEndocrinología (PNIE) se basa en la investigación científica rigurosa y se ocupa de estudiar el mecanismo por el cual enfermamos, para así resolver el problema desde el origen, desde la raíz. La PNIE pretende prevenir, mejorar y resolver los mecanismos que conducen a no encontrarse bien. Estudia los hábitos de vida, desde la alimentación, el ejercicio físico y el descanso nocturno, hasta la salud emocional y las predisposiciones genéticas.”

 

¿Conoces cómo funcionan tus 2 cerebros ? Sí, ¡todos los tenemos!

Este capítulo es la madre del cordero, entenderlo es la clave. Los dos cerebros, el eje intestino-cerebro del cual se habla mucho afortunadamente, nos permite procesar, absorber nutrientes, y equilibrar nuestro organismo cada día. Ambos requieren de mucha energía y nosotros debemos aportársela. Si empezamos a conocer lo que la alimenta y nutre positivamente y lo que la desgasta estamos dando los primeros pasos para mejorar nuestra salud.

Por ejemplo, incluyendo productos fermentados en nuestros platos cada día contribuimos a la diversidad de bacterias buenas de nuestro intestino. Los fermentados comprados o preparados en casa son una bendición. Puedes aprender a prepararlos o conocer más de ellos en Espiritual Chef.

 

Libro de alimentación saludable "Transforma tu salud", de Xevi Verdaguer

 

“El estrés también es un factor de desequilibrio de la flora intestinal, puesto que aumenta la inflamación y la permeabilidad intestinal, permitiendo la entrada en el sistema linfático de bacterias y tóxicos del intestino. No obstante la microbiota vuelve a la normalidad cuando desaparece el factor estresante. Una suerte ¿no?”

Este eje intestino cerebro acompaña el desarrollo del tema hormonal maravillosamente planteado por Xevi Verdaguer. El entender cómo funcionan nuestras hormonas y sus acciones sobre estados mentales, físicos y emocionales.

 

¿Por qué tengo síndrome pre-menstrual y cómo puedo solucionarlo?

El ciclo menstrual es un regalo de la naturaleza, funcional y emocional para todas aunque algunas no lo consideran así por el momento. En el libro entendemos cómo funciona y sobre todo como podemos utilizarlo para evitar esas alteraciones. Éstas pueden ser dolores, ansiedad, migraña, friolera, entre otras manifestaciones que se dan por varias razones pero que una vez identificadas y trabajando sobre nuestra hormonas podemos revertirlas.>

Se ha normalizado el sentir dolor en el periodo, y no es así.

No tienes que quedarte de brazos cruzados “padeciendo” ni aceptando que te digan que será siempre así. Es una realidad por la que pasamos muchísimas personas. Pero también es real que cuando reconectamos con nuestro cuerpo y mejoramos nuestras condiciones éstas se minimizan o desaparecen. Éste es el momento en el que dices: ¿por qué no llegó este libro antes a mis manos? Pero estás a tiempo de compartirlo y de hacer cambios que mejorarán tu condición hoy y tu calidad de vida mañana.>

“Hay que ingerir grasas sanas y antiinflamatorias, ricas en ácido gamma-linoleico GLA, que incorporamos a nuestras membranas celulares gracias al consumo, por ejemplo, de grosellas, onagra o borraja. Su ingesta nos permite fabricar prostaglandinas E1, que son antiinflamatorias. La intensidad del dolor de las contracciones del útero es directamente proporcional al exceso de prostaglandina PgF2 alfa que secreta el endometrio. Esto significa que, para reducir las contracciones y el dolor que provocan, han de reducir estas sustancias.»

 

Alimentación saludable con jengibre y semillas en el libro "Transforma tu salud", de Xevi Verdaguer

 

Cuando entiendes la actuación de las hormonas en ti, entiendes también que tienes opciones para equilibrar tu salud hormonal a través de un correcto aporte de Omega3, Magnesio, Ácido gamma-linoleico GLA, Vitamina B, D, etc. Pero lo más importante: te hace consciente de lo que introduces cada día a través de los alimentos en tu organismo y lo que él es capaz de hacer.

“Nuestro cuerpo no ha nacido con un déficit de medicamentos psiquiátrico ni de cualquier otro complemento natural para recuperar el equilibrio hormonal. Levanta la cabeza, levanta la mirada, y averigua qué te ocurre y cómo puedes empezar a poner remedio. Nuestro cuerpo fabrica y degrada serotonina, GABA, estrógenos y progesterona. ¡Arréglalo!”

Nuestro laboratorio intestinal está preparado para todo ello, siempre y cuando le demos los recursos y materia prima necesaria. Si queremos incrementar la serotonina para mejorar nuestra salud emocional, por ejemplo en lugar de estar suplementándonos con pastillas naturales podemos alimentarnos con kefir, arándanos, lino, sésamo, etc. Estos alimentos aportan los recursos que necesitamos para que nuestra microbiota esté correctamente poblada y estimule la fabricación de serotonina. Las personas con alteraciones emocionales suelen tener menor diversidad bacteriana en el intestino.

 

El almidón resistente, un prebiótico excelente

Este concepto que podemos incorporar fácilmente en nuestra alimentación es tan básico como cocinar algunos alimentos como boniato, patata, arroz largo, legumbres por ejemplo y dejarlos enfriar durante 24 hrs en la nevera. Así, el almidón que contienen cambia su estructura y se convierte en un superalimento. Parece magia pero es real. Así nos lo explica Xevi en el capítulo dedicado a los estrógenos.

“Se diferencia del almidón normal, porque, como su nombre lo indica, presenta resistencia a la digestión y por lo tanto viaja entero por nuestro intestino y se convierte en un prebiótico excelente para nuestras bacterias intestinales, que harían que vayamos al baño con regularidad, tengamos más sensación de saciedad y regulemos el peso con más facilidad.“

Contarte lo que encuentro en éstos libros resulta siempre placentero, pero cuando tienes tanto que contar resulta difícil plasmarlo. Simplemente decir que la información acerca de los estrógenos, xenoestrógenos, testosterona, etc., es tan reveladora que no puedes dejar de leerlo porque tienes la necesidad de incorporar todas las acciones que están en tus manos para mejorar tu salud y tu condición.

Es cuando oyes siempre frases como reducir el gluten, dejar el azúcar, apartar los lácteos, y de repente te explican claramente el porqué de cada uno de éstos conceptos y reconoces su acción en ti que empieza a ser parte de la solución.

“El gluten, es el alimento que está dañando más la salud. El pan, las pastas, las galletas y la bollería. Es el peor alimento porque hace subir más el azúcar en sangre que el azúcar de mesa.”

Había mencionado a la «madre del cordero» refiriéndome a la salud intestinal. «Transforma tu salud» declara el hígado como la «madre del cordero» y con razón. Así que me retracto o declaramos dos madres del cordero. Sabemos que una de las funciones del hígado es desintoxicar, eliminar tóxicos internos (hongos, bacterias) y externos (alcohol, tabaco, pesticidas, aditivos). Y además, entre otras cosas elimina estrógenos, esos excesos que generamos y que ocasionan tantas alteraciones. Le damos mucho trabajo al hígado y hay que saber cuidarlo. Es la clave.

No me alargo más, me sentaré a releer plácidamente varios capítulos que tengo resaltados y a seguir asimilando cada concepto que nos transmite este maravilloso y revelador libro. Sólo quiero terminar con algo de lo que venimos hablando hace un tiempo, y es el rol fundamental de la Vitamina D. Solo decirte lo vital que es para nosotros. Seguro que conoces alguien cercano que  tiene esta vitamina D por los suelos. Pues atentos, que el libro te cuenta más razones. Me quedo con esto y… transforma tu salud:

“Optimiza el tiempo que reservas para ti y haz deporte en horas de sol. Así, al tiempo que pierdes peso, tu piel en contacto con los rayos UVB, irá fabricando vitamina D.»

healthYlibros

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Excelente libro, ya me dejaste con las ganas de leerlo o mejor dicho de terminar de leerlo … hace unas semanas empecé a leerlo y tal cual como mencionas te quedas enganchada con el libro… entiendes mejor el por qué de muchas recomendaciones y otras ideas nuevas y novedosas como la importancia de la relación entre tu primer y segundo cerebro, así como la importancia de nuestra microbiota y las emociones.

  2. Estamos de acuerdo contigo 😉 Además de información te aporta recomendaciones que podemos introducir cada día en nuestra vida, como alimentos o hábitos que nos aportarán muchos beneficios a nuestra salud. Es de esos libros que te cambian seguro . Gracias por tus comentarios.

Comentarios cerrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad